‘Lucky Jim’ (1954), de Kingsley Amis

lucky_jimPuede parece un tópico, pero no tengo duda de que la ironía y el humor británico tienen una personalidad propia que los hacen únicos e inimitables. La capacidad de reírse de ellos mismos, empleando una tremenda dosis de acidez es, no sólo extremadamente divertida, sino también muy envidiable. ‘Lucky Jim’ desborda ironía e inteligencia y es toda una andanada a la sociedad británica de la época (años 50), aunque extrapolable a la actualidad. Pero no es sólo una novela humorística, es una pieza de alta literatura escrita con esmero y repleta de virtudes que hacen una delicia su lectura desde la primera página. Personajes vivos y con matices, diálogos brillantes, situaciones desternillantes, pulso narrativo vibrante…. La verdad es que todo lo que me ha trasmitido la novela son cosas positivas. No es de extrañar que esté considerada como una de las obras cumbres de la narrativa inglesa y europea del Siglo XX, ganadora del prestigioso premio Somerset Maugham.

La historia cuenta las peripecias de James Dixon (‘Lucky Jim’), prototipo de joven anti-héroe, por mantener su puesto de profesor de historia medieval (materia en la que en realidad no está nada interesado) en una universidad de provincias. Para ello debe lidiar con personajes que no soporta y que alcanzan altos niveles en la escala de la estupidez humana. En sus esfuerzos por agradar y adecuarse al comportamiento que se espera de él, se ve envuelto en una espiral de situaciones cómicas que, en vez de ayudarle a conseguir sus propósitos, le van llevando cada vez más cerca de ser relegado del mundo al que intenta agarrarse. A través de las andanzas de Jim, el autor hace una radiografía brillante de las miserias de la sociedad y de las reglas que rigen en las relaciones interpersonales, todo teñido de un humor de carga profunda que no provoca la carcajada, pero que te mantiene con una sonrisa permanente. Es uno de libros más inteligentes que he leído en mucho tiempo. No puedo dejar de establecer un paralelismo entre esta novela y la obra de Zadie Smith, tantos ‘Dientes Blancos’ como ‘Sobre la belleza’, dos fantásticas novelas, con altas dosis de humor, que también abordan las relaciones humanas con el matiz de añadir el ingrediente de las peculiaridades raciales

Es una lástima que tanto Kingsley Amis (padre del mucho más conocido en España Martin) como esta novela sean casi desconocidos en nuestro país. De hecho este libro no fue traducido al castellano hasta ¡¡2007!!. Incomprensible. Afortunadamente, los clásicos tienen la gran virtud de que, con el paso del tiempo mantienen su brillantez y vigencia para el disfrute de generaciones posteriores.

Valoración: 8/10

Kingsley Amis (1922-1995). Nació en Londres y toda su vida se dedicó a la literatura, tanto como escritor y crítico, como catedrático de inglés en universidades británicas. Su trayectoria literaria fue bastante peculiar. Con su primera novela, ‘Lucky Jim’ (1954), fue encuadrado en el grupo de los Angry Young Men, muy críticos con la hipocresía y normas de la sociedad de la época. También abordo el genero de la ciencia ficción, tanto con obras teóricas (‘New maps of hell’, 1960) como de ficción (‘El hombre verde’, 1969) y participó junto con Ian Fleming en el nacimiento de la saga de James Bond (‘Colonel sun’, 1968). En 1986 su figura literaria logró un brillante colofón a su carrera con ‘Los viejos demonios’, que fue galardonada con el Premio Booker. Conocido también por ser el padre de Martin Amis, uno de los novelistas británicos más importantes de las últimas décadas con quien mantuvo una relación complicada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s