‘Furia’ (2001), de Salman Rushdie

FuriaAl margen de la popularidad y la atención mediática alcanzada involuntariamente gracias a la fatwa dictada por el ayatollah Jomeini contra él, Salman Rushdie es uno de los mejores y más originales narradores de las últimas décadas. Autor de dos obras maestras como ‘Hijos de la medianoche’ (1980, Premio Booker y Premio James Tait Black Memorial) y ‘Los versos satánicos’ (1988, Premio Whitbread), su producción posterior, pese a mantener un buen nivel, no ha llegado a volar tan alto. En su descargo hay que decir que después de esas dos obras el reto de mantener la calidad era prácticamente inalcanzable.

La sinopsis de ‘Furia’ está perfectamente explicada en la cubierta del libro: “Malik Solanka, original de Bombay, filósofo educado en Cambridge e inventor de una popular muñeca, abandona un día a su familia en Londres, sin dar ninguna explicación, y se escapa a Nueva York. Lleva la furia dentro y teme haberse convertido en un peligro para los que quiere…”. A partir de aquí, el protagonista establece relación con diversos personajes cuando menos peculiares que le llevan a afrontar e intentar superar esa furia cuyo origen desconoce pero que es incontrolable. La obra cuenta con la habitual carga de originalidad de las novelas de Rushdie aunque se aleja de los rasgos de realismo mágico empleado en anteriores narraciones para acercarse a un estilo más próximo al posmodernismo. En líneas generales la obra se lee con facilidad y demuestra que detrás hay un narrador sólido con un dominio exquisito del lenguaje y sus engranajes (un aplauso al traductor porque ha resuelto muy bien las dificultades del texto) pero la lectura me ha dejado muy frío.

El problema está en los personajes secundarios y las subtramas que me han parecido insulsos, sin ningún atractivo. Son caracteres planos, que no invitan a conocerlos y las historias que protagonizan me resultan huecas y anodinas. Todo ello redunda en que la trama principal se debilite y no sirva por sí sola para sostener el peso de la novela. Es más, pienso que si se hubiera centrado más en la figura de Solanka y su historia personal la novela hubiera ganado en robustez, pero las ramificaciones van cobrando mayor protagonismo según avanza el libro llegando a un final que es apresurado, forzado y bastante pobre.

En definitiva. El libro me ha decepcionado dadas las altas expectativas que siempre tengo con cualquier obra de Rushdie. Aún así, estoy convencido de que todavía tiene guardada en la chistera otra obra maestra. Solo hay que tener paciencia.

VALORACIÓN: 5/10 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s