‘La naturaleza de las lágrimas’ (2012), de Peter Carey

La naturaleza de las lagrimasSer uno de los pocos autores que ha sido premiado en dos ocasiones con el Booker es aval más que suficiente para ser leído recurrentemente. Desafortunadamente no siempre resulta fácil seguir a algunos autores. Peter Carey no ha hecho mucho fortuna en España. Encontrar sus obras antiguas es casi un milagro y las nuevas tienen una vida efímera en las librerias. Así que cuando vi que se había publicado ya su última novela no tarde en comprarla. Después de haber leído su dos “bookers”, ‘Óscar y Lucinda’ (1988) y ‘La verdadera historia de la banda de Kelly’ (2001), tenía curiosidad por leer más cosas suyas.

‘La naturaleza de las lágrimas’ (me encanta el título) nos cuenta la historia de Catherine Gehrig, conservadora del (ficticio) Museo Swinburne de Londres, especializado en objetos artísticos. De un día para otro su vida se rompe cuando fallece de forma repentina su compañero de trabajo Matthew, su amante clandestino durante trece años. El único que conoce la relación, su jefe, intenta sacarla de su tristeza con un encargo especial. Montar un misterioso autómata. Catherine descubre en las cajas que lo guardan los diarios de Henry Brandling, quien viajó a mediados del siglo XIX a la selva negra alemana para buscar un relojero que pudiera construir un autómata que regalar a su hijo pequeño enfermo y levantar su ánimo. En cierta manera se establece un paralelismo entre ambas historias.

Como veis la obra se mueve en dos planos narrativos. Por un lado, el presente, en el que asistimos al proceso de duelo de Catherine mientras intenta reacondicionar su vida a la pérdida que ha sufrido. Por otro, a través de la lectura de los diarios de Brandling, vivimos su peripecia, que se adentra por momentos en los ámbitos de la narración fantástica similar a los oscuros relatos de los hermanos Grimm o E.T.A Hoffmann.

Pese a la dificultad que siempre entraña alternar dos niveles narrativos separados por el tiempo, Carey ha conseguido conjugar ambos de forma muy solvente y la historia está bien engranada. Los personajes son muy creíbles y la trama se lee con interés. Pese a la temática que aborda no abusa de la sensiblería. El único pero que le pongo es que el final me ha parecido excesivamente rápido y cerrado en falso. Si durante el libro el ritmo de la narración es dinámico y sostenido, en la parte final se acelera en exceso dejando en el lector la sensación de que hay cosas pendientes que no se han resuelto.

Ahora que ya he leido varias de su obras, algo que valoro mucho en este autor es su versatilidad. Todas sus novelas son muy diferentes unas a otras, tanto en la temática, la historia, el punto de vista narrativo, etc… Lejos de encasillarse, Carey busca siempre abordar registros nuevos que pongan a prueba sus dotes literarias. Y la verdad es que, hasta ahora, ha cumplido con nota.

VALORACIÓN: 7/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s