‘Las buenas intenciones’ (1954), de Max Aub

Las buenas intencionesMax Aub es uno de los numerosos autores cuya vida y obra se vio trastocada por la Guerra Civil española. A nivel personal se vio obligado a huir al exilio al posicionarse en defensa de la República. Desde 1942 hasta su muerte en 1972 estuvo afincado en México, no regresando a España hasta 1969. A nivel literario la experiencia bélica condicionó su obra posterior y fue el nucleo de la que es consideraba unanimemente su obra maestra: la serie “El laberinto mágico”, compuesta por 6 novelas publicadas entre 1943 y 1968 y que es una de las obras de ficción indispensable para conocer el conflicto fratricida que sacudió España entre 1936 y 1939.

‘Las buenas intenciones’ podemos considerarla como una obra menor en cuanto a su ambición y trascendencia. Ambientada en Madrid a mediados de los años 20, arranca cuando el joven Agustín Alfaro, hijo único de una familia de clase media, asume la paternidad del bebé de una humilde planchadora. En realidad el niño es de su padre, amante de la joven, pero Agustín decide autoinculparse para evitar el sufrimiento de su madre.

A partir de ese momento pierde las riendas de su vida y todo su devenir está sometido a las circunstancias que le empujan a uno y otro lado aprovechando su indolencia y falta de carácter para afrontar las situaciones y decidir lo que realmente quiere en cada momento. Podría parecer que el personaje es un pelele descerebrado pero no es así. En realidad su actitud está motivada por buenos sentimientos (como reza el título). El problema radica en que no es capaz de poner límites y siempre acaba a merced de lo que le dictan las circunstancias en cada momento.

Estilísticamente la novela es un ejemplo de narración realista, muy alejada de otros textos del autor más experimentales, y me recuerda a la novela galdosiana de finales del XIX, tanto en los tipos como en los ambientes recreados. Es de lectura amena y ágil pero echo en falta algo más de profundidad en el tratamiento de la trama. Es meramente descriptiva sin llegar a ahondar en los temas tratados y su desarrollo resulta bastante previsible. Tengo la sensación de que Aub afrontó la obra como una bocanada de aire fresco en medio de la exigente composición de la saga de “El laberinto magico”. Aún así, no pudo evitar que apareciera la Guerra Civil española en las últimas páginas, un presencia constante en toda su producción.

VALORACIÓN: 6/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s