‘Bajo la piel’ (2000), de Michel Faber

Bajo la pielADVERTENCIA. Si vas a leer el libro no sigas adelante. Voy a contar cosas de la trama que pueden reducir el impacto de la lectura. Es imposible no hablar de la novela sin hacer referencia a aspectos cruciales, aunque intentaré no desvelar mucho. Mi recomendación es que leas el libro antes que a mí.

Hacía mucho tiempo que no topaba con un libro tan sorprendente e innovador tanto en el planteamiento como en su desarrollo. Es muy díficil encasillarlo en algún género determinado así que me he sacado de la manga uno que probablemente ya se le haya ocurrido a alguien: Ciencia Ficción Existencial. Voy a intentar explicarme.

Al comienzo nos encontramos con la protagonista, Isserley, una joven de aspecto algo extraño que deambula en su coche por las carreteras de Escocia recogiendo autoestopistas que reunan unas determinadas condiciones: varones de gran envergadura física. Al principio solo sabemos que aquellos que le cuadran acaban drogados o anestesiados por unas agujas que tiene escondidas en el asiento del copiloto. Hasta aquí parece una novela policíaca.

Lo que vamos descubriendo a medida que leemos es que en realidad Isserley es una alienígena que ha sido operada para parecer humana. Es una recolectora de hombres cuyo destino es ser cebados en una fábrica oculta bajo la apariencia de una granja, para despúes ser sacrificados y manufacturados como alimento para otro planeta. Isserley es empleada de una corporación especializada en productos alimenticios de carne humana. Evidentemente ya estamos hablando de ciencia ficción.

La vuelta de tuerca y lo que realmente eleva el nivel de la novela es el planteamiento narrativo. El foco de la obra no se sitúa sobre los hechos que se van sucediendo, esto es algo anecdótico. El verdadero núcleo del libro se centra en el desarrollo psicológico Bajo la piel peliculade Isserley que se enfrenta a dilemas internos como la renuncia a su físico para adecuarse al trabajo, su relación con otros compañeros, la finalidad de su vida, etc… Es decir, en algún momento llegamos a olvidar que se trata de una extraterrestre cazando humanos y pasa a ser simplemente un ser vivo con dudas existenciales. Quizás así escrito pueda sonar algo ridículo pero el mérito del autor es precisamente hacer que sea creíble. Que realmente entres en la historia. Hay incluso un guiño ecologista a través de la figura de uno de los alienígenas que es un activista en defensa de los humanos y contrario al trato cruel al que son sometidos para convertirlos en comida (es fácil trazar los paralelismos con nuestro mundo).

Creo que la obra merece la pena leerse simplemente por ser algo diferente. Una complicada combinación de géneros que funciona bien en conjunto. Teniendo en cuenta que es la primera novela de Faber le doy mucho mérito al resultado. El único pero es que al final la novela entra en un punto muerto que el autor resuelve de una manera apresurada y poco convincente.

En 2013 fue llevada al cine con Scarlet Johanson en el papel protagonista.

VALORACIÓN: 7/10

‘Las buenas intenciones’ (1954), de Max Aub

Las buenas intencionesMax Aub es uno de los numerosos autores cuya vida y obra se vio trastocada por la Guerra Civil española. A nivel personal se vio obligado a huir al exilio al posicionarse en defensa de la República. Desde 1942 hasta su muerte en 1972 estuvo afincado en México, no regresando a España hasta 1969. A nivel literario la experiencia bélica condicionó su obra posterior y fue el nucleo de la que es consideraba unanimemente su obra maestra: la serie “El laberinto mágico”, compuesta por 6 novelas publicadas entre 1943 y 1968 y que es una de las obras de ficción indispensable para conocer el conflicto fratricida que sacudió España entre 1936 y 1939.

‘Las buenas intenciones’ podemos considerarla como una obra menor en cuanto a su ambición y trascendencia. Ambientada en Madrid a mediados de los años 20, arranca cuando el joven Agustín Alfaro, hijo único de una familia de clase media, asume la paternidad del bebé de una humilde planchadora. En realidad el niño es de su padre, amante de la joven, pero Agustín decide autoinculparse para evitar el sufrimiento de su madre.

A partir de ese momento pierde las riendas de su vida y todo su devenir está sometido a las circunstancias que le empujan a uno y otro lado aprovechando su indolencia y falta de carácter para afrontar las situaciones y decidir lo que realmente quiere en cada momento. Podría parecer que el personaje es un pelele descerebrado pero no es así. En realidad su actitud está motivada por buenos sentimientos (como reza el título). El problema radica en que no es capaz de poner límites y siempre acaba a merced de lo que le dictan las circunstancias en cada momento.

Estilísticamente la novela es un ejemplo de narración realista, muy alejada de otros textos del autor más experimentales, y me recuerda a la novela galdosiana de finales del XIX, tanto en los tipos como en los ambientes recreados. Es de lectura amena y ágil pero echo en falta algo más de profundidad en el tratamiento de la trama. Es meramente descriptiva sin llegar a ahondar en los temas tratados y su desarrollo resulta bastante previsible. Tengo la sensación de que Aub afrontó la obra como una bocanada de aire fresco en medio de la exigente composición de la saga de “El laberinto magico”. Aún así, no pudo evitar que apareciera la Guerra Civil española en las últimas páginas, un presencia constante en toda su producción.

VALORACIÓN: 6/10

‘La naturaleza de las lágrimas’ (2012), de Peter Carey

La naturaleza de las lagrimasSer uno de los pocos autores que ha sido premiado en dos ocasiones con el Booker es aval más que suficiente para ser leído recurrentemente. Desafortunadamente no siempre resulta fácil seguir a algunos autores. Peter Carey no ha hecho mucho fortuna en España. Encontrar sus obras antiguas es casi un milagro y las nuevas tienen una vida efímera en las librerias. Así que cuando vi que se había publicado ya su última novela no tarde en comprarla. Después de haber leído su dos “bookers”, ‘Óscar y Lucinda’ (1988) y ‘La verdadera historia de la banda de Kelly’ (2001), tenía curiosidad por leer más cosas suyas.

‘La naturaleza de las lágrimas’ (me encanta el título) nos cuenta la historia de Catherine Gehrig, conservadora del (ficticio) Museo Swinburne de Londres, especializado en objetos artísticos. De un día para otro su vida se rompe cuando fallece de forma repentina su compañero de trabajo Matthew, su amante clandestino durante trece años. El único que conoce la relación, su jefe, intenta sacarla de su tristeza con un encargo especial. Montar un misterioso autómata. Catherine descubre en las cajas que lo guardan los diarios de Henry Brandling, quien viajó a mediados del siglo XIX a la selva negra alemana para buscar un relojero que pudiera construir un autómata que regalar a su hijo pequeño enfermo y levantar su ánimo. En cierta manera se establece un paralelismo entre ambas historias.

Como veis la obra se mueve en dos planos narrativos. Por un lado, el presente, en el que asistimos al proceso de duelo de Catherine mientras intenta reacondicionar su vida a la pérdida que ha sufrido. Por otro, a través de la lectura de los diarios de Brandling, vivimos su peripecia, que se adentra por momentos en los ámbitos de la narración fantástica similar a los oscuros relatos de los hermanos Grimm o E.T.A Hoffmann.

Pese a la dificultad que siempre entraña alternar dos niveles narrativos separados por el tiempo, Carey ha conseguido conjugar ambos de forma muy solvente y la historia está bien engranada. Los personajes son muy creíbles y la trama se lee con interés. Pese a la temática que aborda no abusa de la sensiblería. El único pero que le pongo es que el final me ha parecido excesivamente rápido y cerrado en falso. Si durante el libro el ritmo de la narración es dinámico y sostenido, en la parte final se acelera en exceso dejando en el lector la sensación de que hay cosas pendientes que no se han resuelto.

Ahora que ya he leido varias de su obras, algo que valoro mucho en este autor es su versatilidad. Todas sus novelas son muy diferentes unas a otras, tanto en la temática, la historia, el punto de vista narrativo, etc… Lejos de encasillarse, Carey busca siempre abordar registros nuevos que pongan a prueba sus dotes literarias. Y la verdad es que, hasta ahora, ha cumplido con nota.

VALORACIÓN: 7/10